La agresividad de lo frágil

Isabel GruppoIsabel GruppoLicenciada en artes visuales con orientación en grabado y arte impreso, fotógrafa y curiosa del séptimo arte.

Blanco. Exposición individual de Gaspar Acebo se inauguró el viernes 7 de Noviembre en Espacio Kamm. Y estará expuesta hasta el 6 de Diciembre.

Acebo nos presenta un globo gigante hecho en papel de seda blanco. El globo realizado por el artista recubre la forma íntegra del espacio de exposiciones, respetando columnas, ventanas y paredes.
La instalación es el desdoblamiento de los límites edilicios hacia el espacio, que crece en papel y aire hacia el interior de las salas. La pared ya no termina dónde originalmente terminaba sino que avanza hacia nosotros en papel inflado.

La muestra es una instalación site specific que propone la intervención total del espacio.
Hasta lo intangible se vuelve corpóreo. Cuando éramos chicos, en la escuela, la maestra hacía un experimento para demostrarnos que el aire ocupaba un lugar en el espacio: inflaba un globo. Acebo hace un ejercicio similar, pero la sorpresa del descubrimiento infantil está transformada en incomodidad. El aire hecho globo se materializa y se hace visible, pero además vuelve más chico el espacio, nos comprime y nos desaloja. Ocupa un lugar que ya no puede ser ocupado por nosotros. Un cuerpo desaloja a otro: Eureka!

El globo de papel hace que las paredes dejen de ser una certeza sólida, ahora son blandas y crecidas hacia el espectador con una doble amenaza. Una amenaza avasallante y otra mediante la atracción.
Avasallante al invadir un lugar que ya no podemos ocupar y atractiva en tanto a lo suave y blando que invita a recostarnos en las paredes pero ante la disyuntiva del peligro de romper la instalación y proponiendo el doble riesgo entre el espectador y el globo.
Qué tal si se desplomara arriba nuestro. “Se mira y no se toca”, qué tal si lo termináramos rasgando involuntariamente y lo convirtiéramos en girones.

La instalación tiene la humildad de lo despojado pero no se trata de un silencio pasivo, sino elocuente.
El papel impoluto refleja en su blancura la luz de tubo con la que está iluminada la sala y la galería se convierte en escenario en el que de algún modo el espectador es el que queda expuesto complementando la escena construída. La presencia del espectador, al competir con la obra por el espacio habitable, termina siendo quien la completa y la pone en tensión.

La exposición puede verse hasta el día 6 de diciembre. Los Jueves y viernes de 16 a 20 hs.
Espacio Kamm- Mario Bravo 1136. CABA. Tel 011 15-6151-1704