Un paseo por las librerías porteñas: Crack Up

Analía Skoda Analía Skoda Redactora y viajera de libros

Gonzalo MarinaGonzalo Marina

 “Claro, toda vida es un proceso de demolición”.  Una sola línea que escribió Fitzgerald cuatro años antes de morir inspiró su nombre: Crack up.

                  La ciudad de Buenos Aires está plagada de librerías de todo tipo. Un verdadero placer es encontrar aquellos lugares distintos y apasionados por los libros como nosotros. El barrio de Palermo esconde más de una librería que vale la pena recorrer. En esta ocasión visitamos Crack up que nos aguardaba en la calle Costa Rica en una concurrida tarde de fin de semana. Libros aquí y más allá, mesas, tazas, conversaciones, lectores… Crack up dista de ser simplemente una librería para convertirse también en un bar, una editorial y un espacio cultural.   

                El café es la antesala de paredes y mesas repletas de libros que anuncian el paraíso de cualquier lector. Se pueden encontrar, sobre todo, narrativa, filosofía, crítica literaria y ensayo. El público está constituido por lectores empedernidos, estudiantes universitarios y profesores que encuentran allí un espacio apto para el intercambio y el debate. Se puede participar, también, de cursos de Filosofía, Cine, Dramaturgia y un taller de escritura a cargo de Daniel Guebel.

                 Néstor Pascuzzi, uno de los socios fundadores de la librería, nos cuenta que el nombre surgió del texto Scott Fitzgerald. El Crack Up incluye la locura, la drogadicción, el alcoholismo y el suicidio. Todo esto “visto desde la intensidad, y la literatura era una forma elegante de poder trabajar con esos cuatro momentos de alta intensidad”.

                A la pregunta de por qué es especial la librería, Pascuzzi nos dice: “Porque va a contramano de la industria, de las grandes cadenas.  Trabajar con un público más pequeño, no vender cien libros de un autor, de Cohelo, sino vender cien libros diferentes a esos cien lectores. Una cosa es vender el mismo libro a cien lectores y otra cosa es vender cien libros diferentes”.

                La librería fue lo primero. La idea de abrir el bar surgió un poco después. “Estaba relacionado con el Crack Up porque el alcoholismo lo incluye”, nos cuenta Pascuzzi.   Brindamos entonces por el cuidado de los lectores y los espacios que nos convocan. Crack up, bajo la advocación de Scott Fitzgerald, es uno de ellos.


Ver mapa más grande

Dirección: Costa Rica 4767, Palermo.

Teléfono: 4831-3502

Horario: Lunes a domingo, de 10:00 a 21:00

Página web: http://www.crackup.com.ar/

Cómo llegar: Colectivos 34, 36, 39, 55, 161.