El parque que fue...

Emanuel SimónEmanuel SimónPeriodista colaborador

 ¿Quién no escuchó hablar alguna vez del Parque de la Ciudad? ¿Quién alguna vez no vio desde alguna tarraza la torre que lo identifica?

El ex Interama o Parque de la Ciudad fue inaugurado el 21 de septiembre de 1982 en el barrio porteño de Villa Soldati. El mismo contaba con más de 60 atracciones mecánicas, algunas de ellas únicas en el mundo y un gran atractivo: la Torre Espacial, que con sus 220 metros de altura puede divisarse desde su mirador la ciudad de Colonia, Uruguay.

Hoy, éste espacio de 120 hectáreas es un gran parque verde, con plantas y flores que en sectores están cuidadas y en otros, no tanto. Su belleza natural contrasta con fierros retorcidos y oxidados, que delatan el pasar del tiempo y la falta de gestión.

“No pueden sacar fotos”, “no se acerquen ahí”, “está prohibido ingresar a este sector” fueron las palabras de los guardias de seguridad que merodean el Parque. ¿Tendrían miedo que nos subiéramos a unos de los juegos? Imposible. Todos sus juegos están hoy abandonados, bajo una faja que dice “Clausurado”.

Su famosa Torre, que fue restaurada y reabierta al público en 2011, también luce abandonada y el ingreso a la misma está prohibido. Según versiones rescatadas en el lugar, su restaurante “giratorio”, que se encuentra en el medio de la estructura nunca giró porque no fue diseñado para tal fin, y no por las vibraciones que provocaba. “Esto no fue ni siquiera pensado para que gire, no sé porque siempre se habló del tema”, dice Pedro, uno de los guardias del lugar.

Cada juego que “sobrevive” del parque tiene una historia. Donde una vez  existió “Vertigorama”, una de las 10 montañas rusas más grandes del mundo, hoy te reparten jugos de mesas para pasar el día. Paradojas de un lugar de Buenos Aires, MI BA querido.