Breve historia.

Martin SorgiMartin Sorgi

 

Les cuento una historia.

Un hombre venia del interior.

Un tanto cerca de alguna ciudad.

Chicas.

La ciudad y su gente.

Nacido rico en una acaudalada familia dueña de campos.

Vastos.

Sus campos y su dinero.

 

Mas Dios no le concedio belleza alguna.

Le obsequio fealdad.


Este hecho lo vistió de una negra animosidad.

Triste.

Su cuerpo y  espíritu.


Lejos.

La felicidad.

Cansado de Dios, se volvió al Diablo.

“Angel despreciado, torname bello esta vez!”

Exclamo en el pacto.


Y asi fue.

 

Embellecido como el diamante de un carbón.

Bello y pobre esta vez ha acontecido.

Mas su belleza no ponía sostenerse.


Pronto sintió el hambre y el frio.

Sus partes se hicieron delgadas y temio llorar para no secarse por dentro y morir.


Por fin lloro.

Y tuvo razón.


Desde su limbo rogo piedad para recuperar su tan extrañada fealdad.

 

Regreso poeta.

 

 

 

“Dios me libre de mi belleza y mi riqueza.”

 

(Manifesto en una sucia pared).