¿Cómo activar el bienEstar?

Diego HornDiego HornPsicologo M.N. 35924

Muchas veces los seres humanos quedamos inactivos ante la desmotivación y el desgano, esperando que las ganas de hacer las cosas regresen en algún momento, mágicamente. ¿Qué pasa si no vuelven? ¿Cómo activar el bienestar entonces en estas situaciones?

 

En principio es aconsejable cambiar la variable independiente por la dependiente, esto quiere decir que en lugar de esperar la motivación para realizar alguna acción, primero llevemos a cabo esta última, aun con desgano y aceptando el malestar que implica hacer algo que no nos resulta placentero a priori, de modo tal que "la acción precedería a la motivación" y no al revés.

 

Con este simple concepto llevado a la práctica podríamos aumentar la probabilidad de que la rueda del ánimo comience nuevamente a girar. En un principio no necesariamente será agradable, pero al menos casi siempre será mejor que quedarnos sin hacer nada. Poco a poco iremos sintiendo nuevamente la activación, inyectando así una dosis de optimismo que apostará al proceso, ayudándonos de esta forma a realizar más acciones que seguirán acrecentando la espiral ascendente de nuestro termómetro anímico.

 

Es relevante aclarar que las acciones a realizar sean de dominio y agrado y deben estar contextuadas en el campo de importancia de cada individuo en particular. Es decir que en algún momento tuvieron sentido para él y lo tendrían ahora, aunque por diversos motivos no siente el deseo de llevarlas a cabo, ya que tal vez busca el resultado sin tener en cuenta el proceso, o porque esta angustiado y piensa que no lo va a disfrutar, entre otras cosas.

 

Lejos de ser una receta de cocina, este artículo intenta acercar algunas sugerencias útiles a la hora de quedar atrapado en los laberintos negativos del ánimo. Probablemente habrá casos que requieran la intervención de un profesional de la salud mental, esto dependerá de las variables individuales de cada persona y/o la presencia de algún trastorno psiquiátrico.