Somos el VERBO

Jess DelpuxJess DelpuxCoach Ontologíco

Como dice en el primer libro impreso de la  humanidad, la Sagrada escritura (para el catolicismo): “En el principio fue el verbo”.

El deseo al estar acompañado del verbo facilita la creación.  A partir de la palabra podemos dar sentido a lo que experimentamos, es decir, a posteriori de la experiencia podemos armar un relato, y este, conformará una historia.

Somos el verbo, somos lo que decimos de nosotros mismos y lo que decimos del mundo. Por medio de la palabra podemos nombrar cosas, decir lo que pensamos y sentimos.

La palabra nos hace seres humanos, diferenciándonos de  cualquier especie animal.  Por medio de la palabra aparecemos tejiendo redes de conversaciones que nos posibilita construir en consenso un lenguaje común que nos facilita comunicarnos.

A partir de la palabra construimos mundo, este nos antecede a nuestra existencia, ya que aparecemos en un devenir de significados en los cuales nuestra misión es darle sentido, porque a través del sentido podemos armar nuestras relaciones en un mundo tan cambiante, en donde las palabras suenan a lo ligero es importante que tomemos conciencia de la importancia del lenguaje en nuestra constitución como seres humanos, ya que es lo que nos humaniza y define nuestros vínculos.

Las relaciones existen porque podemos definirlas por medio del nuestro decir. Podemos mencionar relaciones exóticas, importantes, sufridas, amorosas, perversas y estas aparecen en cuanto podemos otorgarle una palabra, como así también, podemos cambiar y transformarlas.

El lenguaje nos posibilita nombrar,  y al realizarlo definimos un campo, trazamos un límite. El límite es necesario ya que nos posibilita diferenciar lo que es, de lo que no es, esto trae beneficios pero también se puede generar una especie de “enlatado” en donde lo que consensuamos que “es” parece estático y queda afuera del dinamismo que genera el vivir. 

Considero que debemos ser lo suficiente plásticos, flexibles para permitirnos cambiar de parecer. (Y cuando pienso en cambio, también pienso que quizá esto que escribo sufra una modificación a futuro, ya que la ampliación de conciencia que confiere sentido a mi vida puede que deje de ver esta realidad a la que hoy confió  con nuevas teorías.) A  través de la palabra armamos nuestros paradigmas, estos proporcionan estabilidad. Son nuestras lentes por las cuales observamos el mundo, desde nuestra particularidad. Por ejemplo, una persona puede necesitar lentes con 0,25 de aumento, otra 2, otra 7,  y otras otra marcación. Estas lentes definirán, de forma dinámica, el tipo de observador que somos del mundo. Porque cada uno observa desde su ser, es decir, desde sus vivencias personales, su constitución familiar, desde la cultura en cual se desarrolló, desde sus elecciones, desde cada espacio que ha transitado. Porque cada observador será quien es según sus vivencias, las que pudo elegir y las que no. Y sin entrar en aspectos positivos o negativos de su vivir, será quien es por quien está siendo en su presente, y cuando pienso presente, pienso en el regalo que es el estar vivo. Y el regalo aparece cuando podemos darle un sentido a nuestro vivir, y este sentido siempre será otorgado por la palabra.

Por eso es importante mencionar, estos tres dominios determinantes del lenguaje como menciona Rafael Echeverría SENTIDO, RELACION Y ACCIÓN.

Como dice Heidegger, el lenguaje “es la morada del ser”, como seres humanos vivimos a través del lenguaje, entonces, me arriesgo a pensar que somos quien somos según lo que decimos.

 Imágenes: fadizije.blogspot.com  | boomdyp.blogspot.com